14 de julio de 2009

, ,

Caballito despidió como héroe al policía asesinado.

EMOTIVO ADIOS DE VECINOS Y COMERCIANTES
Anoche homenajearon a Marcelo De Bernardi, abatido en su intento por detener a dos hombres que asaltaron un restorán.
VECINOS Y COMERCIANTES DE LA ZONA QUE CUSTODIABA DE BERNARDI, ANOCHE, EN EL SENTIDO ADIOS AL POLICIA.
VECINOS Y COMERCIANTES DE LA ZONA QUE CUSTODIABA DE BERNARDI, ANOCHE, EN EL SENTIDO ADIOS AL POLICIA.

Vecinos de Caballito homenajearon anoche y despidieron como a "un héroe" al policía Marcelo De Bernardi, asesinado a balazos el sábado a la noche cuando intentó evitar un asalto en un restaurante de Pedro Goyena y Viel.

Reunidos en la esquina de Pedro Goyena y Doblas, donde "Marcelo se apostaba cada noche", según recordaron, y a una cuadra del lugar en el que cayó abatido de cuatro tiros, comerciantes y vecinos evocaron al agente y recordar
on su excelente desempeño y honestidad.

Los restos de De Bernardi habían sido sepultados al mediodía en el cementerio de Chacarita con todas las honras de la Policía Federal y con mucha presencia de amigos y familiares.

Roberto Castro, cuñado del policía, habló con la prensa exaltado todavía por el asesinato: "No hay palabras para describir lo que estamos viviendo, lo que han hecho estas lacras. Me preguntaban si los quiero presos (a los autores del crimen). No los quiero presos: quiero la cabeza de cada uno de ellos", dijo.

Castro comentó que ayer mismo a la mañana había conversado "con el comisario y el subcomisario de la seccional 10ªa (en la que cumplía servicio De Bernardi y también a cargo de la instrucción del crimen) y comentaron que hay algunas cosas. Hay un poco de reserva. Están trabajando. Hay indicios".

Pero a la vez el familiar cuestionó a la Policía por no brindar suficiente protección a sus efectivos, y puso como ejemplo que De Bernardi tuvo que comprar su chaleco antibalas con su propio dinero, porque la fuerza no se lo había provisto.

acribillado en el piso

El policía cayó abatido el sábado a la noche por dos delincuentes que habían asaltado la parrilla de Pedro Goyena y Viel. Después de reducir al personal del local, un delincuente armado desvalijó a los comensales de dinero y otras pertenencias.

Advertido por una pareja que había notado la situación dentro de la parrilla, De Bernardi corrió hasta el lugar y se topó con los delincuentes a punto de huir. El hombre armado le disparó primero. Herido, en el piso, el delincuente lo desarmó y le descerrajó dos tiros en la cabeza, que fueron mortales y 2 en el cuello

Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada