7 de abril de 2009

¿Autoritario mata galán? | Alfredo Leuco

¿Autoritario mata galán?
Alfredo Leuco:

Viernes 03 de Abr de 2009
Por Alfredo Leuco

La autoreferencia de Néstor Kirchner fue tan explícita que hasta dijo ver la figura de su padre en el cadáver de Raúl Alfonsín. Todas sus declaraciones tuvieron como objetivo emparentar los estilos peleadores de ambos y el lenguaje descarnado para decir lo que pensaban. “ Alfonsín era lo que ahora se llama políticamente incorrecto”, fue su elogio. Kirchner hizo flotar, sin decirlo, un reclamo del estilo: “ a el se le perdonaban cosas que a mi no, el ejercía la autoridad en forma apasionada y yo que hago lo mismo, soy un autoritario” Finalmente reveló una conversación telefónica en la que Alfonsín le dijo: “ A vos te van a atacar los mismos sectores conservadores que me atacaron a mi”.
A buen entendedor pocas palabras: teníamos los mismos enemigos y la misma forma de confrontar para defender nuestras convicciones. ¿Eran lo mismo? ¿Qué tienen en común y que diferencia al presidente que inauguró el período mas prolongado de la democracia y el último que completó su mandato? Las comparaciones son odiosas pero fue el propio Kirchner el que planteó el desafío. Tal vez ese ejercicio, salvando las distancias de un cuarto de siglo, sirva para enriquecer el debate político, analizar en que lugar se paró cada uno en los momentos claves de la historia y de que manera actuaron cuando les tocó ser presidentes. De hecho entre Alfonsín y Kirchner está la democracia imperfecta, consolidada y llena de asignaturas pendientes que nos supimos conseguir. El debate público apasionado debe fomentarse como una forma de ir mejorando y corrigiendo errores al enriquecerse con la mirada del otro. Tal vez la discusión mas compleja y caliente tenga que ver con los niveles de autoridad que se necesitan para poner la democracia y los intereses de todos por encima de las corporaciones. Néstor Kirchner fue autoritario en muchos casos y sigue siendo intolerante en otros. Es verdad que con el miedo logró domesticar a muchos sectores. Pero también es cierto que Alfonsín fue derrocado por un golpe de mercado. La pregunta provocativa es que hubiera pasado si Raúl Alfonsín hubiese ejercido su autoridad con una energía agresiva superior, aun a riesgo de cometer arbitrariedades y caer en actitudes autoritarias. ¿Hubiera terminado Alfonsín su mandato con la metodología de Kirchner? ¿Hubiese consolidado o debilitado a la democracia naciente? La historia contrafáctica siempre es riesgosa. Eran otros tiempos. Otros militares, otros ruralistas, otros eclesiásticos, otros sindicalistas y otros empresarios. Es verdad. Era una democracia muy débil recién parida. Pero el ejercicio intelectual de repensarnos para atrás vale la pena. Tal vez nos sirva a los argentinos para no cometer los mismos errores hacia adelante."
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada